¿Qué son las cerraduras embutidas?

Las cerraduras embutidas o empotradas son cerraduras que se disponen en el interior de la puerta, específicamente, en el lateral. De allí proviene su nombre, ya que siempre es una cerradura que se instalará de manera empotrada ocultando su estructura por dentro de la puerta y haciéndolas así más invulnerables. La única parte que podrás ver de la cerradura será el agujero donde se inserta la llave.

Dichas cerraduras tienen una gran ramificación de modelos y diseños, de los cuales uno de los más importantes son las cerraduras embutidas de seguridad que poseen un sistema de bloqueo automático cuando detectan forzamientos en la puerta. De esa guisa, complicarás al ladrón en su intento de robo y tendrá que marcharse tras varios infructuosos intentos. Ten en cuenta que estas cerraduras son notablemente costosas así que es menesteroso poner en una balanza si en verdad quieres realizar la inversión o si tan sólo será un gasto innecesario.

¿Cuál cerradura embutida adquirir?

Todo dependerá de los propósitos de la cerradura; si es para un recinto que no requiere de una alta seguridad o si es para un lugar donde la seguridad máxima es necesaria. No olvides que toda elección de este tipo empieza desde el presupuesto y, de la misma forma, recuerda que la máxima seguridad será siempre costosa y que los productos baratos no son los mejores en cuanto a seguridad. Si consideras que la seguridad no se negocia entonces estarás presto a invertir fuertemente en ella.

Lo primero que has de considerar es la calidad del cilindro de la cerradura. Una calidad eximia de cilindro será aquella que ostente los sistemas de protección contra métodos de forzamiento de puertas: anti bumping, anti ganzúa, anti palanca y, si es necesario, anti copia.

Nunca olvides que la calidad, al momento de comprar, es lo primero que debes tener en cuenta. La calidad sólo te la asegurarán las marcas más reconocidas del mercado y con una dilatada experiencia en el área de cerrajería. Si no estás muy seguro aún con todo lo que hemos dicho, entonces pídele ayuda a un cerrajero experto que, con toda su experiencia y conocimientos, te oriente a elegir la mejor cerradura embutida del mercado.

¿Cómo se instala una cerradura embutida?

Una vez adquirida la cerradura embutida el siguiente e inexorable paso será la instalación. Si no quieres seguir realizando gastos, esta vez en mano de obra de un cerrajero, ten presente que tú mismo puedes instalar la cerradura, pero considera que debes realizarlo con toda la diligencia posible para no cometer errores en los ajustes y dejar hendiduras donde los ladrones puedan tomar partida para robar tu casa.

Si te decides por hacerlo tú mismo entonces ve preparando las siguientes herramientas: destornillador, una lima, una taladradora de brocas para madera y otras para metal, un metro, una corona dentada, un formón y, por supuesto, la cerradura embutida a instalar (compra la cerradura según el sentido de la puerta donde será instalada). Si no tienes como mínimo esto, entonces lo mejor sería contratar a un cerrajero profesional.

Si la puerta ya tenía el tipo de cerradura que vas instalar y si además es de las mismas medidas que la nueva, entonces despreocúpate porque la instalación será mucho más fácil y sólo deberás montar la cerradura en el espacio de la puerta que dejó la cerradura a reemplazar.

En caso contrario al anterior, la cosa será más difícil de lo que parece. Pero te lo haremos un poco más fácil con este paso a paso:

Primero marca la zona de la manivela de unos 1,05 cm. Lo siguiente será emplear el taladro para realizar los agujeros necesarios a la puerta para instalación. Recuerda tomar las medidas y previsiones necesarios para esta operación.

Ahora usa el formón y la lima para lograr el acabado perfecto que se ajuste a las medidas de la caja de la cerradura en el interior de la puerta. Exhortamos a que estas operaciones se realicen de manera calmada y serena para evitar sobrepasarse con el taladro y provocar un irremediable daño a la puerta. Además, procura que el espacio creado para disponer la cerradura nunca sea mayor al tamaño de la misma, ya que de esa forma le dejarás a los maleantes la posibilidad de burlar la cerradura.

Ya instalada la caja a la perfección, instala el bombín con la ayuda de la corona dentada. Recuerda que el agujero para este paso debe ser por ambos lados y no te olvides de colocarle una buena chapa de protección y posteriormente los embellecedores. Para una puerta metálico los pasos son los mismos, pero obviamente será más afanoso hacer los huecos.

De igual forma, te reiteramos que la operación será más sencilla si compras un modelo con las mismas medidas que el anterior, de lo contrario te costará mucho más. Si no estás seguro de instar la cerradura tú mismo es mejor que no te arriesgues y contrates los servicios de un cerrajero capacitado para hacerlo, ya que de esa manera la instalación será perfecta y no te saldrá más caro de lo estimado a priori.